Tratamientos Corporales

Grasa localizada

La grasa localizada se caracteriza por el aumento desproporcionado de células adiposas localizadas en la hipodermis. Suele tener más presencia en muslos y abdomen y es una de las grasas más difíciles de eliminar sin recurrir a un tratamiento de estética.

Tratamientos Corporales

Grasa localizada

La grasa localizada se caracteriza por el aumento desproporcionado de células adiposas localizadas en la hipodermis. Suele tener más presencia en muslos y abdomen y es una de las grasas más difíciles de eliminar sin recurrir a un tratamiento de estética.

Por qué se produce la grasa localizada

La grasa localizada que se nos va depositando en el cuerpo no guarda mucha relación con la cantidad de grasa que contienen los alimentos que hemos ingerido sino con la energía excedente que le hemos proporcionado a nuestro organismo.

Cuáles son las causas de su aparición

Si bien es cierto que existen muchos factores que inciden sobre la acumulación de grasa (sedentarismo, hábitos tóxicos, edad, falta de descanso, hormonas, genética, etc.), la insulina y el glucagón son los protagonistas más reseñables dentro de la búsqueda de culpables que nos atañe. Estas dos hormonas se encargan de llenar y vaciar nuestras reservas energéticas: la insulina conduce la energía de más hacia las reservas (convirtiéndose así en tejido adiposo), el glucagón vacía las reservas para hacer llegar dicha energía al torrente sanguíneo. Cuando comemos bien y nos mantenemos activos, los depósitos de glucosa se van llenando y vaciando de modo que el proceso metabólico no requiere de reservar energía sobrante. Por contra, cuando ingerimos más calorías de las que quemamos, no cuidamos nuestra alimentación o no hacemos nada de ejercicio físico, el glucagón no necesita movilizar energía y la insulina sigue trabajando de igual forma, aunque con una diferencia: los depósitos siempre están llenos, de modo que conduce toda la energía a las reservas.

Cómo podemos prevenir su aparición

Para retardar su aparición conveniente tener en cuenta el estilo de vida que llevamos y cuales son nuestros hábitos de consumo.
Es importante reconocer tempranamente y actuar sobre determinados hábitos que impactan en la aparición de la flacidez. Una alimentación excesiva en grasas, la presencia de toxinas y el sedentarismo deben evitarse.

Por lo tanto, una buena prevención es tomar dos litros de agua por día, realizar una dieta rica en proteínas y rica en frutas y vegetales verdes. También hay que dejar de lado el cigarrillo.
Como se trata de un tema de firmeza en nuestra musculatura, practicar actividad física es el mejor de los tratamientos para combatir tempranamente la flacidez, en particular todos aquellos ejercicios que impliquen un trabajo localizado.
Por último, es conviene tener cuidado de una sobreexposición al sol, muchas veces produciendo un agravamiento ya que los rayos solares van deteriorando a la colágena y la elastina, propiciando la aparición de flacidez, arrugas y manchas en la piel.

Nuestros tratamientos contra la flacidez

HIFU Remodelación corporal sin cirugía

Con este innovador tratamiento podrás alcanzar las líneas corporales que deseas, sin cirugía ni agujas.

 

 

 

Cavitación Liposucción sin cirugía

Este tratamiento está orientado reducir la celulitis, volumen corporal debido a la retención de agua y áreas de grasa en tu cuerpo de forma natural y no invasiva. Es indicado cuando el acúmulo graso esté localizado.

Mesoterapia corporal

En Alcanta disponemos diferentes tratamientos de mesoterapia facial virtual por electroporación.
Esta tecnología de última generación es la alternativa a las inyecciones o la cirugía.

 

Nuestras promociones

Promociones

En Alcanta valoramos la fidelidad de nuestros clientes,
así como el interés de los que aún no lo son por conocernos.
Como reconocimiento les ofrecemos constantemente
promociones y condiciones especiales para todos ellos.